Uncategorized

Le presento a Verónica 

Verónica es un pueblo perteneciente al partido de Punta Indio, provincia de Buenos Aires. Tiene un aproximado de 7000 habitantes, los cuales parecen conocerse todos con todos. Si entabla una conversación con alguien, lo muy probable es que le pregunten cuál es su apellido para saber de qué familia proviene. Lo saben todo. Es que pueblo chico…

La parte céntrica está compuesta por la plaza. A ella la rodean la Iglesia, la estación de micros (que solía ser de trenes), un barcito, un restaurante y una heladería. También hay locales de ropa, una veterinaria, un par de estaciones de servicio, un anfiteatro, instituciones educativas, una agencia de quiniela y demás.

plaza

La plaza de Verónica. Fuente: Pueblerina

El Colono de Punta Indio” es el semanario del pueblo. Tiene su oficina a una cuadra de la plaza. La redacción es una pequeña oficina con vista a la calle y cuatro computadoras. Al fondo poseen una impresora antigua, pero que llega a imprimir los noventa ejemplares que se venden cada sábado. Su trabajo es muy artesanal: sus 28 páginas son compiladas a mano. Las noticias se obtienen por el cuartel de bomberos, la comisaría, y los mismos vecinos que se acercan.

Pero a veces pareciera que no hace falta leer “El Colono” para enterarse de los hechos. Una de las entradas a Verónica tiene una sala velatoria a pocos metros. Lo muy probable es que cualquiera a quien le pregunte, va a saber quién falleció en el día y las causas.

Los veroniquenses saben distinguir bien si usted viene de otro lugar. Sin embargo, la mayoría saluda si se cruza a otra persona, por más que no se conozcan. Es normal que el que viene de la ciudad se extrañe ante un “buen día”. Este gesto se da sobre todo con la gente adulta.

Los jóvenes son quienes cambian al pueblo acorde pasan los años. Por ejemplo, suelen pasearse por la plaza con la música a todo volumen en sus autos. Son quienes concurren el bar, y también “Weekend”, el boliche de Verónica que ya tiene sus décadas. Muchos de ellos, al terminar la secundaria, estudian en la Universidad de La Plata, la más cercana.

En los últimos años, la gente comenta cosas que supuestamente no pasaban antes: que las drogas entraron al pueblo y que los robos crecieron. Pero esto parece no importarles mucho: las puertas de las casas se dejan abiertas o sin llave, las familias se juntan en la calle a tomar mate, y los adolescentes caminan por Verónica con total libertad. La tranquilidad reina en el pueblo, y más aún cuando uno se aleja del centro. El Sol se deja ver entre los árboles, y los ladridos de los perros son lo único que se oye por aquellos pagos. A la noche el cielo se cubre de estrellas. Será que por ser pueblo se ven en ella cosas que no ocurren en la ciudad.

17973648_1321714984530770_6545895860489330771_o

Fuente: Juliet Méndez vía Instagram

Advertisements

*Comment*

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s