no-ficción

En la búsqueda de un libro “border”

“Yo fui un porno star” es un recorrido por las crónicas que recopiló el periodista argentino Cicco. En el siguiente relato,  cuento cuál fue mi recorrido para conseguir el libro.

Estudio periodismo. Me dieron una lista para elegir un libro de no-ficción. De esa lista el único que me llamó la atención y me pareció interesante es “Yo fui un porno star” de Emilio Fernández Cicco. He aquí mi problema: fui de librería en librería buscándolo, y no lo encontré.

La odisea empezó cuando mandé un mail a una tienda grande de Callao y Corrientes. Me respondieron que estaba disponible. Pocos días después, decidí ir. Era un domingo. Pasé por la puerta y estaba cerrado. Reconozco que me pasó por confiada. Al día siguiente volví, pregunté y me dijeron que ya  no estaba disponible. Me fui del lugar y comencé a recorrer varias librerías.

En los primeros locales a los que fui, pasé vergüenza. Era preguntar: “Hola, ¿tienen el libro ‘Yo fui un porno star’?”. Imaginen las caras de los vendedores. Me hacían gestos como si estuviese preguntando por algo nuevo y desconocido. O como si consultara por el kamasutra ilustrado.

Después de haber pasado por unos cinco lugares, ya perdí la timidez. La paciencia también. Pero las respuestas seguían siendo caras raras, risas aguantadas, hasta deseos de suerte. “Ojalá lo encuentres”, me llegaron a decir. No sólo busqué en las librerías más importantes. También en aquellas de libros usados. En esos lugares eran donde me decían: “no… Justo se vendió el único que quedaba”.

En fin. Me quedaba la opción más fácil y rápida de averiguar quién podría venderme ese bloody  libro: Mercado Libre. Yo soy un problema para los millenials: no consumo libros digitales porque tengo cierto fetichismo y amor con el papel, y me rehúso a las compras por internet. Soy muy prejuiciosa con eso. Pienso que puede venir fallado, que no sea el producto que haya pedido, o que el vendedor sea un violador, dealer, delincuente y/o estafador. Pero como en este caso ya estaba complicada y sabía que no lo iba a encontrar en ninguna librería, accedí a Mercado Libre. Obviamente que no iba a comprar un libro usado. No sólo los quiero en papel, sino también nuevos, sin ninguna mínima falla. Así que busqué y encontré a tres personas que lo vendían como yo quería. Elegí al vendedor más cercano a mi casa. Bastante anónimo para mi gusto. Pero bueno, tenía que correr mi riesgo.

Y así, “Yo fui un porno star” llegó una mañana a mi casa. Abrí el sobre del correo y examiné el libro. Era nuevo. O por lo menos hasta el momento en el que en uno de los últimos capítulos vi que alguien había subrayado una frase. Ojo, yo hago lo mismo. Pero con eso me demostraron que me vendieron pescado podrido.

Advertisements

One thought on “En la búsqueda de un libro “border”

*Comment*

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s