ENTREVISTA

Lalo Mir: el “opinator”

El locutor argentino habla en la siguiente entrevista sobre su labor, su lado artístico, y aconseja a los aspirantes a periodistas.

por Dolores Ganuza y Julieta Méndez

Julieta: ¿Por qué eligió el periodismo y no arte?

Lalo: No, yo no elegí periodismo. Yo elegí locución. Yo empecé como locutor. Estudié en el ISER. Nunca me sentí muy periodista. Después el tiempo me fue llevando hacia este lado.

J:¿Por qué?

L: Porque mi trabajo es más de payaso que de periodista. Trabajo de entretener, utilizo la información como un vehículo, como un transporte, y trabajo mucho con la actualidad, es cierto, y trabajo mucho con la realidad. Y puede que la gente encuentre una visión periodística en lo que hago, pero no es mi objetivo, es decir, no soy un periodista que estudia, que investiga, que constata las fuentes. Entonces soy más como un “opinator”, como el tipo que está en la mesa del café con sus amigos. Y luego eso tiene para el oyente una bajada periodística. No es lo que busco, sucede, y bueno, cuando me dicen que soy periodista, gracias, porque de alguna manera lo debo ser. Si la gente lo considera, lo debo ser. Pero no era mi objetivo.

J: Vos decís que para ser un hombre de radio siempre hay que tener algo para decir. ¿Sentís que todavía tenés algo para decir?

L: Sí. Yo hago catarsis, en general. Si no tuviese un micrófono cinco días a la semana tendría que buscarme otro método de expresión porque explotaría por dentro. Pero también es algo que fue sucediendo con el tiempo. Cuando yo empecé como locutor no tenía mucho que decir, y después trabajé mucho en producción, trabajé mucho en publicidad, viajé mucho por el mundo, conocí el mundo de la radio y de a poco fui encontrando eso, lo que uno tiene que decir.

J: Y ahora el arte.

Dolores: Dijiste que tenés el Mal de Diogenes. ¿Qué acumulaciones estás juntando como para hacer una obra?

L: Ahora no estoy acumulando porque tengo mucho ya acumulado en el estudio. Pero sí, por ahí voy caminando por la calle y, por ejemplo, veo alambres oxidados, pisados por los autos que adquirieron como, digamos, se convirtieron en 2D, porque un alambre cuando está enredado es como una obra 3D. Cuando los autos lo pisan, queda planito sobre el suelo. Y me llamó la atención la forma del primero, y empecé a buscar, y cuando encuentro los levanto. Entonces, tengo una caja llena de alambres oxidados, pisados por los autos.

D: ¿Pero es para mirarlos o para hacer una obra?

L: No, después se van a convertir en algo, pero todavía no sé en qué.

[En medio de la entrevista, irrumpe el periodista deportivo Sergio Gendler, quien entraba a la Radio La 100, con su iPhone en la mano]

Sergio: En una hermosura como Lalo.

L: ¡Sergio Gendler! ¿Qué haces con el “sifón”?

S: Siempre, es iPhone.

***

CkTlk67WUAEGRt2

J: De los programas que hiciste, ¿cuál es el que más conmemorás?

L: Es muy difícil… depende las épocas, depende mi estado de ánimo. Celebro siempre 9P.M., que fue mi primer programa importante donde yo encontré la punta del hilo, por decirlo, del ovillo, y después sólo fue seguirlo. Y recuerdo también con mucho cariño Aquí Radio Bangkok, que fue como lo que me hizo más conocido.

D: ¿Y cómo haces cuando tenés un mal día para no transmitirle esa mala onda a los oyentes?

L: No, en realidad lo que hago es convertir la mala onda en un programa, en un producto radial. O sea, lo convierto en gracia, o me convierto en un Hitler, o en un déspota… Entonces encuentro un canal para expresar esa angustia o para expresar lo que estoy sintiendo en ese momento, digamos, de otra manera. Pero siempre está, no se puede negarlo.

J: ¿Qué músico pensás que te faltaría entrevistar en “Encuentro en el Estudio”? ¿Pensás que falta algún artista?

L: Mil. Hay listas enteras.

J: Pero digamos, vos en lo personal.

L: El Indio (Solari) me queda. Skay (Beilinson) también me gustaría, ambos dos, todavía no pude.

J: ¿El programa va a seguir?

L: El programa ahora no está, no se está grabando. Igual se graban temporadas. Tal vez hagamos algo parecido, pero “Encuentro en el Estudio” tal cual lo conocemos, todavía no hay ninguna novedad de que lo vayamos a seguir haciendo.

D: ¿Y qué consejo nos darías como para próximas periodistas que vamos a ser?

L: Bueno, el periodista se nutre de la calle, de la gente, de lo que dice la gente, pero sobre todo de la gente, estar muy cerca de la gente. Lo que dicen los políticos, lo que dicen los sabios, lo que dicen los genios es una subjeción. Cuando vos ves a la gente, hablás con la gente, los ves en el subte, los ves en el colectivo, en la cola del banco, en la cola del supermercado, escuchás sus voces, ves sus caras… Ahí entendés un poco la realidad. Y esta es una realidad, la nuestra. Entonces hay que viajar también, si se puede, porque no es lo mismo la realidad de acá que la realidad de La Quiaca, que la realidad de un pueblito perdido a 300 kilómetros de la capital de La Rioja. Son realidades tan diferentes que cuando decimos “la gente”, el periodismo dice “no, porque la gente…” ¿Qué gente? ¿Quién? Si no sabemos nada de la gente. Entonces, eso. Curiosidad, mucha lectura, mucha calle.

Advertisements

*Comment*

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s